Compartir

La triste historia de un joven, al cual le toco salir de su país porque ser gay es ilegal.

Foto Suministrada

Esta historia tuvo lugar en Hargesia, capital de la Republicia de Somalilandia, en África.

Mohamed sufrio durante muchos años de su vida para ocultar su orientación sexual, dado que en su país es ilegal ser homosexual, se puede estar expuesto a ser castigado con la cárcel e incluso con la muerte.

La familia de Mohamed conocedora de esta situación lucho durante mucho tiempo por sacar ese lado femenino de su hijo, incluso lo internaron en un centro de rehabilitación, pero esto fue peor porque allí lo violaron y le suministraron drogas alucinógenas.

La triste historia

Sucedió en el verano del año 2019 cuando Mohamed secretamente decidió ir a la casa de su novio Ahmed, pero allí fueron sorprendidos en plena escena romántica por la hermana de su novio.

Lea también esta noticia Procuraduría anuncio investigación contra coronel Palomino

La joven al verlo lo sucedido comenzó a gritar y alerto a todos en su casa, Mohamed rápidamente como pudo salio del lugar y corrió a esconderse donde un amigo que vivía cerca, allí recibió la fatal llamada: ‘Si quieres seguir con vida, no vuelvas a tu casa; están preparando todo para matarte’.

Pero, ¿quien quería matarlo?, el gobierno; no precisamente. Se trataba de su propia familia, quien cansada de la burla y la pena que causaba su hijo decidieron tomar esta equivocada decisión. Al ver esto Mohamed decidió planear su escape.

Aunque no era nada fácil salir del país, pues los requisitos para hacerlo son casi imposibles, decidió hacerlo por la vía ilegal y consiguió un pasaporte y demás papeles falsos.

Era eso o esperar que mi propia familia o el gobierno terminaran matándome. Así escape de este infierno.

Relata Mohamed

Su destino fue Malasia, pues ese país otorga visas de turista a la llegada. Sin embargo en ese país la homosexualidad también es ilegal. Aunque ya fue reconocido como refugiado, no puede trabajar legalmente; pues Malasia no firmo la convención de Ginebra y esto le impide ese derecho.

Me preocupa que mi familia pueda encontrarme, obligarme a regresar a Hargeisa y asesinarme. No puedo confiar plenamente en otros refugiados somalíes y solicitantes de asilo en Malasia, porque podrían delatarme

Afirma Mohamed

Mohamed sueña con salir de Malasia y llegar a Europa o Estados Unidos. Finalmente cuenta que ha no sabe que sucedió con su pareja Ahmed, los intentos por localizarlo han sido frustrantes.

Los nombres de los protagonistas fueron cambiados para proteger su identidad y su vida misma.

Diario Sucesos, el medio de comunicación de la gente

Compartir

Por Daniel Vega Maldonado

Administrador Público de profesión. Periodista con más de 10 años de experiencia en medios de televisión, radio, periódicos y revistas impresas, especialista en medios digitales.

Deja una respuesta