Compartir

Según la nueva reforma fiscal, una persona sin hijos debería pagar mas impuestos que una persona que si los tenga.

Pareciera que en Colombia decidir no tener hijos es un castigo, o así lo piensa el gobierno con la nueva propuesta que se plantea en la próxima reforma fiscal, en dónde el director de la Dian José Andrés Romero expuso que “una persona sin hijos debería pagar mas impuestos que una persona que si los tenga”.

El experto menciono en la comisión que los beneficios tributarios que busca, es como tapar el hueco fiscal de 22 billones de pesos del año en curso, así mismo, se expone que no es lo mismo una persona natural que tenga hijos a una que no los tenga, pues tener hijos desprende muchos gastos. De igual forma, mientras una persona sin hijos no gasta su salario de crianza en el mismo, esta podría pagar más impuestos.

A su vez, el actual ministro de hacienda Alberto carrasquilla apoya y promueve la reforma tributaria con el objetivo que las personas naturales paguen más impuestos.

El presente de las personas con hijos

Actualmente, en Colombia ya se pueden deducir impuestos solo por el hecho de tener hijos. Para pagar el impuesto a la renta, las personas asalariadas tienen varios elementos que pueden deducir de sus tributos, uno de ellos es el de tener personas dependientes como hijos o adultos mayores.

A su vez, la deducción en impuestos puede llegar a descontar del impuesto de renta el 10% del total de los ingresos brutos mensuales siempre y cuando esta deducción no sea superior a los $1,09 millones al mes.

El descontento

Este debate que ha surgido, tiene a muchos jóvenes indignados pues, esta es la población que menos desea tener hijos a futuro, según algunos estudios. Así mismo, los colombianos en su gran mayoría podrían tomar estas medidas como un castigo por saber cuidar su sexualidad, mientras que las personas promedio, pueden crear esto como una idea para tener hijos sin ningún tipo de control.

Esto, aparte de considerarse una medida desenfocada de la realidad, puede también desbordar una ola de sobrepoblación y pobreza al estimular tener hijos con beneficios fiscales y tributarios en descuentos de impuestos.

Juliana Barrera Nieto | Redacción Diario Sucesos

Compartir